Jaime Herranz. «Ajamon.com» (Alustante)

#EconomíaSocialRural #Upta

Ajamon.com es una tienda ´online´ de productos gourmet creada por Jaime Herranz, un joven de 29 años, ingeniero y de raíces alcareñas. Su proyecto es el “Amazon del jamón”, de ahí, su nombre, Ajamón y lleva en marcha desde principios de 2019. Vende todo tipo de productos de la zona donde se encuentra ubicada su oficina, Alustante (Guadalajara), que además de oficina, es un pequeño punto de gestión logística desde donde distribuye a toda España.  “Vendemos embutidos, mermeladas, patés, chocolates, vinos y demás cosas de esta zona a todo el país», relata. Un proyecto que está en pleno crecimiento gracias al trabajo diario, al posicionamiento seo, las redes sociales y el boca a boca.  «Vamos a empezar dentro de poco con envíos a Europa».

La España desconectada

Este proyecto  se ha convertido en un caso de éxito digno de contar, dada la ubicación rural del negocio. Alustante es un pequeño pueblo de apenas 150 habitantes de la provincia de Guadalajara, un pueblo perteneciente a la España vaciada, donde apenas queda ya gente joven. Jaime reconoce la importancia de volver al pueblo a emprender como él ha hecho, aunque reconoce que se ha encontrado con diversas trabas administrativas, de conectividad y de logística. Tiene un proveedor logístico de referencia, Seur, que es el único que le permite entregar paquetes en 24 h en cualquier punto de la península, pero solo pasan una vez al día por el pueblo de al lado,  lo que le provoca retrasos en los pedidos que entran por la tarde. Y una conexión a internet de movistar, la única compañía que ofrece 20 mbps de conexión para poder desarrollar su actividad. «O tiras de ADSL, que llega a uno o dos megabits por segundo; o usas internet radio con un Router con una SIM que es lo que uso para poder trabajar», explica.

Emprender en el mundo rural

Para Jaime, uno de los retos fundamentales que tienen los pueblos para combatir la despoblación y allanar el terreno a los emprendedores, es combatir la falta de infraestructuras que garanticen una conexión a Internet de calidad. Actualmente, sería imposible establecer una industria o empresa que tuviera mayores necesidades de conexión.

Volver al pueblo es, en definitiva, disfrutar de una mejor calidad de vida, de la naturaleza,  del ahorro de tiempos y de costes. “A la hora de emprender un negocio se reducen gastos y se ahorran muchos costes, en definitiva, puedes disfrutar de muchas ventajas que en la ciudad son impensables”, concluye Jaime.