Mundo Pablópez, mascarillas seguras, personalizables y reutilizables

#EconomíaSocialRural #Upta

Arantxa López, creadora de Mundo Pablópez, una empresa centrada en la producción de productos textiles que, con la llegada del coronavirus, se lanzó a la creación de mascarillas protectoras. Un producto nuevo que surgió para cubrir una necesidad, que se ha convertido en una consolidada línea de negocio, hoy.

“Nos dimos cuenta de las necesidades que surgían con el uso de las mascarillas y por eso nos lanzamos a perfeccionarlas, adaptándonos a cada cliente: a unos les tiraban de las orejas, a otros les resultaban muy incómodas… por eso, nos pusimos manos a la obra, y fuimos dando respuestas a la medida de todos los clientes”.

El boca a boca y las redes sociales, su mejor escaparate

Como en todo negocio que empieza, los familiares, amigos y conocidos son los mejores embajadores de la marca. En el caso de Arantxa y Mundo Pablópez, esta máxima también se ha cumplido.

Por otro lado, el mejor escaparate que sus mascarillas tienen se encuentra en Instagram. La red social permite a Arantxa llegar con su producto a cualquier parte del mundo.  Aunque de momento solo se encuentra en redes sociales, espera tener su propia web en un corto/medio plazo.

La soledad del autónomo

“Lo que me resulta más difícil es la soledad del emprendimiento, la falta de conocimiento empresarial y la compaginación con el anterior trabajo”, reconoce que,  a pesar de las dificultades y de todo el camino que aún le falta por recorrer, Arantxa nunca se imaginó que fuera una pandemia mundial lo que le iba a catapultar a conseguir su sueño: ser su propia jefa y dar vida a su propio proyecto, con Mundo Pablópez.