Entrevista a Pavel Ropanski – Resinero en Tardelcuende

#EconomíaSocialRural #Upta

Pavel Ropanski es resinero en Tardelcuende (Soria).  Ejerce desde hace cuatro años, tras realizar una formación, cuando se recuperó la actividad resinera en la provincia. Tiene alquilados más de 43.000 pinos y emplea a varios trabajadores de la zona.

Este oficio se ha convertido en una nueva opción laboral para muchos habitantes de los pueblos de Soria. Una profesión dura, aunque con bastantes ventajas para los que la trabajan. Además, este oficio ayuda a combatir la despoblación y genera actividad económica empleando a trabajadores de la zona.

Ventajas del oficio

Pavel le ve futuro a la profesión con algunas ventajas inimaginables en otros sectores, “tienes tres meses de vacaciones y eres tu propio jefe”.  No duda en recomendar el trabajo de resinero para gente que no encuentra empleo, “porque es una profesión, un oficio que te permite vivir bien, en un entorno natural, con calidad de vida y a pocos minutos de Soria”.

El clima es decisivo

En cambio, uno de los principales inconvenientes para él es trabajar solo. La jornada laboral se extiende de siete de la mañana a una de la tarde y de tres de la tarde a ocho, nueve o diez de la noche. La temporada va de febrero, marzo o abril hasta octubre o noviembre, dependiendo de la forma de trabajo de cada resinero. Las condiciones climatológicas son uno de los principales factores que destaca Pavel como determinantes. Las altas temperaturas en verano y la lluvia son imprescindibles para que el pino produzca más resina y de mejor calidad.

En definitiva, este joven búlgaro se ha ganado el cariño y el respeto de todo el pueblo gracias a su tesón y perseverancia y se ha convertido en un ejemplo para muchos, que como él, deciden volver al pueblo para emprender un negocio. “Es duro al principio, sobre todo, el primer año, aunque una vez que conoces la profesión es rentable”.